Foto: Fran Becarés
Foto: Fran Becarés

Pedro Cano nació en Blanca y empezó a pintar a los once años. A los diecinueve se trasladó a Madrid y más tarde ingresó en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, donde tuvo como profesores a Antonio López García y a Juan Barjola, entre otros.

 

En 1969 ganó una beca por oposición para residir en Roma, en la Academia de España, durante tres años, pasados los cuales se trasladó a Anguillara, un pequeño pueblo a las afueras de Roma, donde sigue viviendo habitualmente cuando se encuentra en Italia.

 

Ha expuesto en numerosos espacios públicos y privados en Europa y América y posee obra en el Museo Vaticano, en la Galleria degli Uffizi en Florencia y en el Meadows Museum en Dallas.

 

Durante los años 80 residió durante cinco años en Nueva York, aunque nunca ha dejado de regresar a menudo a su pueblo en la provincia de Murcia.  De Pedro Cano han escrito personalidades como Alfonso Pérez Sánchez, Maurizio Calvesi, Predrag Matvejevich, Juan Manuel Bonet y Lorenza Trucchi.